miércoles, 30 de noviembre de 2016

Nuestra cita de los miércoles

Ya ha sido publicado el artículo
No me equivocaba; hay eslabones abiertos para formar cadenas. Mis agradecimientos a “Diario Siglo XXI” y a “La casa de mi tía”; dos diarios de diferentes opiniones que acogen mis artículos de opinión semanales y que siempre están dispuestos a echar una mano.
Lo que quiero contarte hoy es que la indiferencia de Medina Sidonia a mis pinceladas sobre esta tierra empieza a ser más receptiva a las mismas. Ayer, ignoro si gracias a El Duque, a mi persistencia de ponerme cada día en los entornos del Ayuntamiento, con  http://www.letrasdeautor.com/las_cloacas_de_la_historia_carlos_ortiz_de_zarate.html  o la entrada de ayer, los dueños del bar Cádiz, en la Plaza de España, junto al Ayuntamiento. Venían a comprarme un ejemplar y a pedirme 10 en depósito para ofrecer a sus clientes.
¿Qué quieres? Estoy emocionado. Necesito que el modelo opine sobre mi obra. También, y sobre todo, esa solidaridad que me habéis regalado me impulsa. Gracias, amig@, juntos podremos cimentar la cultura ciudadana que nos ha robado la “cultura” del poder.




martes, 29 de noviembre de 2016

Mi artículo de hoy

Las cloacas de la historia y la intimidad del escritor es un canto a Medina Sidonia


La indiferencia de Medina Sidonia

No me quejo como persona; estoy exquisitamente tratado. Me duele como autor en busca de la ciudadanía perdida. Mis amigos no tienen tiempo de leer. No es dolor y tampoco derrota; llevo 3 semanas y cada día encuentro brotes, apoyo, cariño y ganas de luchar para avanzar.
Estamos huérfanos de cultura porque la comunicación está en manos del poder y porque las voces emergentes tenemos que unirnos y no hemos logrado unirnos para lograr parcelas de audiencia que puedan hacerse oír.
No hemos logrado voces que compitan con el discurso del poder. En mi artículo “San Fidel”, publicado en este medio, explicaba que los ciudadanos tenemos la asignatura pendiente que ya Marx y Engels plantearon en 1870: La Commune no tenía recursos para establecer el aparato de Estado que la dictadura del proletariado tenía que lograr imponer antes de que el proyecto fuera aplastado por el aparato vigente. La Commune duró muy poco, pero el diagnóstico de Marx y Engels sigue vigente, aunque la duración de los intentos sucesivos de revolución ciudadana hayan durados muchos años y los Estados insurrectos hayan tenido voz en la toma de daciones. Han terminado por caer y veremos lo que pasa en Cuba.
A mi edad es tarde para dejar asignaturas pendientes y yo creo que el diagnóstico de Marx y Engels es aplicable a nuestra situación actual, pero veo brotes de potenciales terapias. En el artículo aludía a los poderes emergentes recientemente en España. Lo que nos dicen que hay, no es, como se va mostrando, pese a la opacidad de  la “cultura” cautiva. Hay voces en las redes sociales que están empezando a “enredarse”. Tenemos un potencial a nuestro alcance, hay que tallarlo y no para defender otros intereses que los de la ciudadanía. Necesitamos desesperadamente la emergencia de una cultura ciudadana.
Considero que es la emergencia más urgente y la más fácil; tenemos que encontrar la forma de arrebatar audiencia a la cultura del poder y solamente podemos hacerlo formando equipos que nos permitan hacernos escuchar.
A mi manera de ver lo estamos intentando: No estoy solo, no. Aún no hemos llegado a plasmarlo, pero aquí estamos, como puedes comprobarlo con la difusión de este artículo, nos falta, pero aquí estamos y mañana seremos más.
No dejo ese frente, como puedes ver. Tampoco el otro, el de l@s Sidoniens@s que me regalan su sonrisa pero que no tienen tiempo para leer mi obra. Tengo que ver de qué forma puedo entrar en sus agendas.
Tenemos que recuperar la cultura ciudadana.  

Está en las librerías de Oviedo y en Canaima, Las Palmas.

domingo, 27 de noviembre de 2016

Mi artículo de hoy

San Fidel
Sí es santo de mi devoción, pero,   pero se instaló en la “dictadura del proletariado”
Nadie puede negar  hechos  reconocidos por organismos internacionales: Cuba  puede sentirse orgullosa de muchas cosas, pero, el sistema  no funciona. Pondré algunos ejemplos: hay médicos pero no hay medicinas, instrumentales… No se puede utilizar el argumento del bloqueo: pese a la duración del mismo, los dirigentes no han encontrado las alternativas que demandan los ciudadan@s. Eso sí; hay un mercado negro, que se nutre de lo que le falta al Estado, léase corrupción.
En cuba se funciona con peso cubano, con convertible, con dólar USA o con otras divisas. Los ciudadan@s reciben sus salarios en pesos y con esta moneda tienen acceso a un racionamiento cada vez más escaso y por supuesto a los servicios públicos. Un detalle; en la propia  universidad se pueden adquirir otros alimentos que los incomibles menús del restaurant  que acepta pesos cubanos, pero hay que pagar en convertible o en divisa. Recuerdo el dolor que sentía un camarada consecuente al marginar a sus hijos, porque sus pesos no permitían que estos  alternaran, porque todas las bebidas se pagaban en convertibles o divisas.
Tendría muchas más cosas que contar de mis estancias en universidades cubanas, a las que volvía cuantas veces podía, en los acuerdos que estas tenían con la mía. Era un poco mi “patria prometida” y lamento que con  la jubilación, mis posibilidades merman.
Soy marxista y considero  que Fidel ha tenido grandes logros en la materia, pero esa dictadura del proletariado que trabajaron con tanto tesón y con el privilegio de poder conocer datos de una época en la que se forjaba la III República francesa, la Comuna , las luchas entre Francia y Prusia  y la alianza de estas  para aplastar el primer brote de revolución proletaria, la Comuna.
Marx y Engels proclamaron que ésta no tenía instrumentos para crear una dictadura del proletarido; Thiers y Bismarck sí los tenían para aplastar aquella.
Es , asimismo, una asignatura pendiente de la revolución cubana, como lo es para la de los regímenes que han intentado la revolución proletaria y para los que queremos arrebatar el poder a los mercaderes.
No soy pesimista, no: hay connatos , los nuevos poderes.



miércoles, 23 de noviembre de 2016

Nuestra cita de los miércoles

Ayer, Julen, un ligón altamente cualificado, chillaba cuando, sobre todo sus amigos, y los pocos míos, trataban de acariciar. Eso me hizo pensar en acortar mi estancia en Medina Sidonia. Estaba asustado y quería que lo viera su veterinaria de Villaviciosa. Momo me pregunto la razón. No podía decirlo; era una cuestión de confianza y he vivido muy mal algunas experiencias que he tenido en los últimos días, sobre todo y desde mi llegada. No voy a contar chismes, puedes ver en entradas anteriores mi lucha por hacer vivible mi obra, que trata de visibilizar Medina Sidonia. El segundo relato puede parecer idílico: http://www.lacasademitia.es/articulo/cultura/siempre-nos-quedara-paris-carlos-ortiz-zarate/20160615050146055596.html , pero escribí lo que vi y sentí. ¿Qué importa que los sidonens@s y las instituciones y medios gaditanos  ignoren mi obra? Es su problema; el mío es esforzarme porque no sea así y encuentro un pasotismo que afecta a instrumentos, objetivos y autoestima. Ayer, Mr. Hyde lo tenía muy fácil. El problema no era Julen. Era yo.
Esta mañana mis amig@s de twitter me han levantado la moral. Contrainformación ha publicado mi último artículo:
Mi autoestima, demasiado dañada, me ha permitido ver las cosas bonitas que tiene la vida: hay mucho potencial; en este blog, que está ganando audiencia: 895 visitas este mes y sois de diversas tierras; por ejemplo, esta semana:
España
112
Estados Unidos
83
Francia
11
Alemania
9
Irlanda
5
Portugal
3
Argentina
1
Suiza
1
República Checa
1
Reino Unido
1


Gracias amig@, me ayudas a vencer a un Mr. Hyde alimentado por mis vivencias y sobre todo, hemos conseguido curar a Julen. Sigo planteándome acortar una estancia a la que cada vez encuentro menos sentido.

domingo, 20 de noviembre de 2016