Radio de los 60s

sábado, 29 de noviembre de 2014

Una muerte muy dulce

Me permito tomar prestado  el título a Simone de Beauvoir para expresar mis sentimientos de reconciliación con la muerte; mi madre falleció el pasado miércoles y nunca pensé que un cadáver pudiera expresar tanta paz; muchas gracias, Chari era su nombre.
Tenía 96 años y solamente los dos últimos fue dependiente, especialmente el último, tras sufrir ruptura de cadera. Podemos vivir de diferentes formas la fatalidad y por sorprendente que parezca, en este caso, la solidaridad y el talante hicieron posible una calidad de vida y sobre todo una humanidad, mucha humanidad.

Muchas gracias, Chari, me has  dado un ejemplo de muerte; tu propio organismo produjo los efectos de la sedación y así la placidez protegió el trance. Muchas gracias, Chari, seguiré tu ejemplo.

sábado, 22 de noviembre de 2014

Mi artículo de ayer

os invito a leerlo:http://www.diariosigloxxi.com/texto-diario/mostrar/189592/juncker-y-rousseau#.VHBRc4uG9B0

Por el momento, solamente Siglo XXI lo ha publicado, aunque hay que tener en cuenta que los otros dos que me publican normalmente, no han cambiado sus artículos desde que envié el mio. Siempre me meto en temas "políticamente" incorrectos y la verdad es que cuando escribía pensaba que el miedo crea el monstruo de Frankentein y el de Rousseu, la democracia participativa, lo que han hecho los que se apoyan en el concepto de Soberanía de Rousseau, a su manera.

lunes, 17 de noviembre de 2014

Pasar el túnel

Muchas gracias, lector; las visitas de hoy me están subiendo un poco la auto estima; últimamente tenía la impresión de no dar una en el clavo y me habéis dado fuerzas, para escribir esto y más; he empezado un nuevo artículo y para broche de oro, he recibido una oferta de publicación para mi tercera novela.
Ayer una señora que me merece mis respetos me la había machacado con criterios tales como la certeza de que el lector carece de interés por el esperpento. No me gustan los papistas y aún menos puedo admitir que el esperpento no guste a la audiencia. Sin embargo, reconozco que recibí un buen zarpazo; estoy siendo muy vulnerable.

Tengo mis recetas y gracias a ellas sobrevivo. Cada día voy a la etapa de la Oliva de la ruta de Santiago que pasa por Villaviciosa y doy gracias a las piedras – es una joya románica- a los àrboles y a lo que quede del paso de los peregrinos, por algo bueno que me haya pasado, siempre encuentro algo. Hoy era el ligero aumento de las visitas, mañana será la propuesta de la editorial, también el día que la señora me había roto en trozos mi obra, había encontrado algo que agradecer.

domingo, 9 de noviembre de 2014

Amaneceres

Llevo una temporada con pesadillas: estoy perdido en una gran ciudad. No recuerdo mi dirección, solamente trozos de rasgos de la calle. Sé que se trata de una pensión barata y de condiciones de tres al cuarto y con perfil de  “Corte de los  milagros”. Hay variantes, pero una constante que se perfila en los elementos expuestos. La pasada noche se concreta de la siguiente manera: estaba en París, ciudad que conozco muy bien, porque allí residí una gran parte del periodo 1965/1971 y porque he mantenido mi cordón umbilical que me ha unido hasta muy recientemente; creo que aún no lo he roto. Mi amiga Francine, que murió hace unos años, trataba de ayudarme a ubicarme, pero la imprecisión de mis datos desactivaba sus esfuerzos.
Aquí se plantea el vil metal. Yo no tenía pasta. Por lo que interpreto, Francia había salido del euro. Dada la hora nuestra búsqueda se realizaba en taxi; para retorcerlo, puesto que mi benefactora tenía coche. Ésta me previno que ya no podría pagar aumentos en la tarifa, puesto que el taxímetro marcaba ya no recuerdo la cantidad y la moneda; traducido eran 500 euros…
La pesadilla se complica mucho más. No sé muy bien cómo, terminamos, acompañados de algunos amigos, en el despacho de Mitterrand. No había parafernalias o lujos, pero si bocatas, que estaban sobre una pequeña mesa, junto a las muestras de corrupción que habíamos llevado. Las últimas eran asquerosas; restos humanos, sangre y excrementos. El panorama no nos impedía comer bocatas, teníamos hambre.  Mitterrand se disculpó por tener que retirarse para ocuparse de urgentes asuntos, pero no nos echó. Sabíamos que teníamos que irnos, pero no lo hacíamos. Mi problema era que me sentía obligado a invitar a cenar, éramos muchos y como ya he indicado, lo tenía muy mal para pagar, pero, de pronto recordé que AM cierra las cuentas del mes el 7 y que por tanto, el cargo se haría el mes siguiente. Podía invitar…
No es que quiera explicar la pesadilla. Algunos detalles, sin embargo, tienen conexión con mi situación. Me limitaré a mencionar algunos. El encontrarme perdido, la presencia de Mitterrand, el agobio económico y la corrupción, están en el contexto general y particular. Mitterrand estaba mancillado por la corrupción, pero también representaba una alternativa a de Gaulle y sobre todo a la unidad de la izquierda. Mi crédito aplazado, posiblemente esté relacionado con el regalo que recibí anoche de mi amigo Mario Rolando Vives Alvarado, que quiero compartir con vosotros: https://www.youtube.com/watch?v=zF1FtXc0TWU.

La presencia de la muerte es lógica, puesto que estoy asistiendo al final de un ser muy querido, también la sensación de estar perdido se justifica porque no acierto a afinar en el uso de instrumentos al alcance y Mario me ha dado la esperanza. ¡Qué bonito! Se ha deshojado la pesadilla. Gracias, Mario. 

viernes, 7 de noviembre de 2014

Paso a paso, piedra a piedra

Mientras espero el fallo del próximo concurso en el que participo, diciembre, sigo con mi quinta novela y escribo artículos, que me dan vidilla a corto plazo. El que escribí ayer, abrió portada:

 Y hoy lo hace


Son pasitos, claro, pero mantienen mi esperanza. Agradecimiento a estos tres medios y esperanza, mucha esperanza

martes, 4 de noviembre de 2014

Caminante, no hay camino

Ayer por la tarde, Alianza sacó  la lista de la docena de participantes preseleccionados y los nombres de finalista y de ganador. Yo no estaba. No es plato de gusto, claro. No aspiraba al premio y pese al gran número de candidatos – las informaciones a las que he accedido son bastante imprecisas- es duro considerar que mi obra no merece atención alguna para Alianza.
No es mi intención la de daros el coñazo y necesitaría un tiempo para digerir mi nueva derrota. Ayer prometí comunicaros el resultado y el cumplimiento es una de mis primeras tareas. Si quiero que este blog funcione, tengo que cumplir y ser yo mismo; muy difícil en estos tiempos, cuando, por grave error, tendemos a refugiarnos en la soledad del arriero.
Puesto que ya nada puede impedírmelo, os comento que la obra con la que concursaba se titula “Villaviciosa Hermosa”. Es una novela breve, un esperpento que trata de la invasión del feudo de El Gaitero por un gitano rumano mafioso y rico, don Juan, que se da cuenta, de pronto, que tiene en las viviendas sociales de la Villa, a su primogénita Tani y a su ex mujer, Nina. Había abandonado a la última durante su gestación y ahora decide dignificarlas, respectivamente como la primogénita y como la madre de la última.
Tani tiene 17 años y es inteligente y guapa. Desde su ingreso en el instituto está enamorada de Fer, un payo. Ambos son muy buenos estudiantes y han decidido tener un hijo sin pasar por iglesia o juzgado. Nina no pone obstáculos porque sabe que los amantes saben buscarse la vida. Cuando aparece don Juan, padre legal, puesto que no ha habido divorcio, usa de sus derechos legales y de sus dineros para obligar a la pareja a casarse, por todo lo alto y trayéndose todo de Madrid, porque en Villaviciosa no hay nada que pueda satisfacer sus gustos exquisitos. Tani está embarazada.
Don Juan desafía al Gaitero con la Veuve de Clicquot  y con el Chanel de todo el personal que se trae de Madrid, porque de Villaviciosa, ni agua, para organizar una boda para 500 invitados. Se apropia del palacete de Xandru, anciano, miembro de una familia noble cuya decadencia le ha llevado a vivir de una pensión no contributiva, en una mansión cada vez más deteriorada y precaria. El trato es que don Juan se encargará de la restauración y se hará cargo de los gastos que represente una vida digna para Xandru, quien, a su muerte, en ausencia de herederos, legará todo a su benefactor.
Todos nos vendemos. Circula el dinero negro, se hacen grandes negocios, el palacete de Xandru es exquisitamente restaurado. Muere Xandru, quien en vida emulaba al marqués de Bradomín. Solemnes funerales y Tani, que ha abortado por malos tratos derivados de su resistencia a los designios de su padre, separada de un marido que ha optado por doblegarse, se instala en el palacete para explotar un negocio de turismo rural de lujo.

La novela breve, como he indicado, es un esperpento que ha sentado muy mal a las cabezas auto coronadas de Villaviciosa, pero también es un escenario que muestra la falta de escrúpulos para corrompernos, incluido mi perro Julen y yo. El amor de Tani y Fer o la incapacidad de ambos para defenderse, simplemente por ser menores de edad y porque hay pasta de por medio o la muerte del amor o la del fruto del mismo, no cuentan. Solamente cuenta la posibilidad de pagar los recibos de la energía, cada vez más descontrolados .y los recortes. He cambiado mucho en mis dos últimas novelas, en un intento de llegar al lector. Veremos lo que pasa en el concurso de diciembre, pero, como ocurría con el fallo de ayer, estoy preparado para una nueva derrota, hay que estarlo y avanzar en el plan B. Sigo esperando consejos.
Un abrazo esperanzado Carlos

Caminante, son tus huellas
el camino y nada más;
Caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.
Al andar se hace el camino,
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar.
Caminante no hay camino
sino estelas en la mar.

Lee todo en: Caminante no hay camino - Poemas de Antonio Machado http://www.poemas-del-alma.com/antonio-machado-caminante-no-hay-camino.htm#ixzz3I64yiTvG

lunes, 3 de noviembre de 2014

El alma en vilo

Presenté mi tercera novela al premio Herralde. Siempre tiene uno una pequeña esperanza de que alguna editorial lea nuestras obras y Alianza  ha anunciado su intención de negociar con los autores no ganadores cuyas obras le interesen. El fallo está previsto para hoy, pero aún no he encontrado noticias: parece que habría más de una decena de finalistas, pero no he encontrado la lista. Si alguien sabe algo, agradecería la información. Mejor saberlo cuanto antes si mi intento ha fracasado. Aún tengo la cuarta novela presentada a un concurso menos ambicioso, que se fallará en diciembre.
Mi actual batalla no me inspira demasiada confianza, porque los protocolos de los concursos no me la inspiran. Comprendo que se protejan del coñazo que pueden suponer las neuras de los autores presentados. Me cuesta aceptar que los convocantes se abstengan de acusar recibo de la obra presentada o a indicar si la presentación cumple los requisitos estipulados en la convocatoria; me he presentado a muchos concursos y puedo afirmar que son muy raras excepciones lo hacen.
Es muy difícil esperar de quienes muestran tal falta de empatía con los autores, tengan sensibilidad para comprender las obras. Hay algo más grave, a mi manera de ver: la falta de transparencia que, como sabemos por experiencia, es un potencial de corrupción y de hecho la ha habido, incluso en premios de gran prestigio.
De hecho, volví a este recurso por mi incapacidad de promocionar mi obra, necesitaba agarrarme a algo que me permitiera esperar una alternativa. Eso sí, aunque atravieso un duro momento personal, siempre he tenido muy presente que no podía aferrarme a un cable ardiendo, porque podría caerme al vacío cuando se me quemaran las manos. Así, por una parte, sigo trabajando mi quinta novela, publico algunos artículos que podéis leer en: http://www.diariosigloxxi.com/firmas/carlosortiz y trato de buscar formas de publicación/promoción de mis tercera y cuarta novelas, un plan B, que me planteo iniciar con mi tercera  novela, desde que tenga la certeza de que Alianza no tiene interés en la misma.
He visto algunas opciones, pero agradecería mucho cualquier propuesta o sugerencia que podría ayudarme en la elección. Desde ya os agradezco que me leáis, sois pocos, pero fieles. Seréis los primeros en saberlo si funciona algo del plan A y por supuesto, lo que salga del plan B. Inútil insistir que me ayudarían mucho vuestras opiniones, en un comentario o, en su defecto a mi buzón privado.
Vuelvo a mostrar mi agradecimiento a La Casa de mi tía: http://www.lacasademitia.es/ y al Buscolu: http://www.elbuscolu.com/ , porque ellos si que saben apreciar a los autores y a los lectores.