Radio de los 60s

jueves, 30 de abril de 2015

La crisis y la cultura

Perdona que aproveche la respuesta a un mensaje que he recibido recientemente. Nos toca tratar del tema:
  Estoy de acuerdo en tu planteamiento sobre el hecho de que los autores debemos plantearnos participar en los gastos de las editoriales como alternativa a la crisis del sector. Añadiría dos cosas: no solamente económicamente y que no es suficiente con eso para salir, puesto que tenemos que confrontar la excesiva concentración que se produce en los medios de comunicación y en la cultura en general y por los recortes que sufren nuestros potenciales lectores.
Nos afecta a las editoriales, a todos los que estamos relacionados con el sector y a los ciudadanos y cuanto más tardemos en reaccionar, más difícil lo tendremos.
En mi punto de vista el problema es que los afectados estamos demasiado dispersados para llegar a puntos de encuentro. Hasta el momento he participado en los gastos de edición o promoción y mis socios han cumplido sus compromisos, Círculo Rojo, Falsaria y puedo retirarles mi novela cuando quiera. No es eso lo que me parece una salida. Hace falta más, mucho más, para que se nos vea y quiero implicarme mucho más.
En el caso de la editorial que me ha hecho la oferta, me piden una presentación con venta de 30 ejemplares a 13 euros la unidad, se comprometen a imprimir el mismo número de ejemplares para distribución y envío a prensa, cada vez que se agoten las existencias y me atan con un contrato de dos años.
Contribuyo en los gastos, impresión, difusión, pero no puedo contribuir, por ejemplo, con mi pequeña red de venta presencial. Hasta ahora, mis editores me vendían los libros a un precio que me permitía enviarlos en depósito. Ellos no lo hacen y las reimpresiones de 30 ejemplares no nos permiten esperar gran difusión. Me arriesgo a que se centren en la venta bajo encargo y en la red y estaría perdiendo mis vínculos con libreros.
Todo depende de la editorial, si tiene “marca”, equipo, contactos… y si realmente apuesta por la novela. Es lo que afirma el editor en el mensaje que he copiado en el blog, pero lo que está claro es que no me permite aportar lo más valioso: mis libreros y que la propuesta que me hacen es que su distribuidor se pondrá en contacto con ellos…
No he tenido respuesta a mi mensaje que pedía explicaciones sobre estos planteamientos; me parece importante aclarar, sobre todo cuando se trata de un contrato de dos años.
Claro que los escritores tenemos que ser conscientes de la crisis y de los efectos de la misma, pero el problema no se resolverá mientras no logremos puntos de encuentro entre los afectados. El sálvese quien pueda es una falsa salida.
Sinceramente Carlos


domingo, 26 de abril de 2015

Así me va

Llueve y el día está gris. Lo he dedicado a mi quinta novela y ha sido un nuevo intento frustrado que intento compensar con la satisfacción de ver mi artículo de ayer publicado por los tres medios que me admiten como columnista: Siglo XXILa Casa de mi tía y El Búscolú

Mañana tendré que cargar las pilas

sábado, 25 de abril de 2015

Mi artículo de hoy

Puedes verlo auto publicado  “Llueve sobre inundado y estamos sin desagües”:  

 Sigo con el poco a poco: un artículo por semana que espero que publiquen, como lo han hecho hasta ahora, los medios con los que colaboro, Es mi granito de arena y la ocasión para insistir en que no solamente podemos, sino que debemos iluminar otras pantallas.

miércoles, 22 de abril de 2015

La gota de agua

La gota de agua
¿Quién no ha oído hablar de la gota de agua que colma de vaso? Yo quiero referirme a lo opuesto, al goteo hasta que se vea agua en el vaso. Quizá mi entrada de ayer podría ser interpretada como signo de un cierto entusiasmo, pero era una mera constatación de que hay gotas; las hay, porque Falsaria está cumpliendo muy bien su trabajo en la difusión de “Villaviciosa hermosa”. Hay otros medios, además del mencionado ayer, que publican la nota de prensa:

candas365.es/noticias/villaviciosa-hermosa-nuevo-libro-de-carlos-ortiz-de-zarate/



Mi agradecimiento a Falsaria. Ambos sabemos que hay goteo, pero aún no vemos agua en el vaso. Hay que esperar. Es fair play.
Estoy estudiando la propuesta de publicación de mi cuarta novela de otra editorial, que os cité ayer. Hay algo que me atrae, pero cosas del contrato que me inquietan, estamos en negociaciones; es un contrato de dos años. .. De todos modos, otra editorial que me inspira confianza tiene la obra en estudio y el resultado tiene que llegar pronto.
En resumen, de momento, la única gota es la promoción de Falsaria. Lo otro es un proyecto; con sustancia, pero aún un proyecto.
Por otra parte está funcionando la vinculación con los pintores, Rosa mantiene su compromiso de bocetista y tengo mucho más contacto con los pintores. Además, no olvidemos, en el negocio en el que participa ésta, se vende y promociona “Villaviciosa Hermosa”. Todo esto es, asimismo, una gotita de agua, pero hay algo. Para mí mucho, no soy tan ambicioso.
Te cuento estas cosas porque sé que te interesan; Falsaria cumple y no te ata. El resto, os lo cuento, lo prometo, porque uno de los objetivos de este blog es informar sobre nuestras experiencias.
También os cuento que estoy avanzando en el borrador de mi quinta novela, aunque, sinceramente, no me veré motivado hasta que vea algo de agua en el vaso.
Yo creo que sigue siendo un buen día, porque hay gotas y conatos.


martes, 21 de abril de 2015

Un buen día

En primer lugar, he sido muy agradablemente sorprendido por está artículo:'Villaviciosa hermosa', nuevo libro de Carlos Ortíz de Zárate 
En segundo, esta respuesta editorial para mi cuarta novela:





Me dirijo a ti con el fin de comunicarte que estoy interesado en editar "Esto es infierno".
Nos encontramos ante una obra de carácter urbano, donde el narrador va mostrando a los diferentes personajes de forma aislada, como si de polaroids se tratara. Más tarde, lo que parecen relatos independientes, se van hilando hasta que las vidas cruzadas de los diferentes personajes confluyen en el entierro. Una novela de estilo sencillo, apoyada en los diálogos, sin excesivas descripciones con un lenguaje sencillo, directo, muy de la calle, donde cada protagonista se caracteriza por su cotidianeidad y ciertos actos como el collar que quitan a Conchita. Cualquiera de ellos podía ser un amigo, un vecino o un familiar dada su cercanía y proximidad al lector.


domingo, 19 de abril de 2015

Te cuento

Continúo sin encontrar un hilo conductor con mis lectores y por, tanto, a la deriva con mi quinta novela. Mientras tanto, trato de consolarme con la publicación de un artículo de opinión por semana; los tres medios con los que colaboro, han publicado mi artículo de ayer, por orden de publicación:

Es una pequeña compensación y sobre todo, un mantenimiento; sigo aquí, pero no he logrado salir de la soledad del escritor y no he logrado encontrar a mis lectores. No se han producido avances en la publicación de mi cuarta novela y las publicadas no parecen tener salida.
Te lo cuento, porque sé que me lees, aunque solamente he percibido signos que no terminan de cristalizar.
Estoy bastante desgarrado, pero con la certeza de que “ahora o nunca”, el próximo martes cumpliré 71 añazos…No aspiro a la luna, me encantaría compartir mi obra; no se necesita de grandes empresas para eso, pero no puedo hacerlo sólo y todos sabemos por qué, necesitamos comenzar por interesar a alguien y no tenemos acceso a los canales habituales, recluidos, especialmente con los recortes y la crisis a la pantalla de los poderosos y cada vez más concentrados medios de comunicación. Con respecto a esta última, me parece oportuno mencionar el papel que jugó don Ramón Rato en la radio de la dictadura, primero con la puesta en marcha de Radio Nacional, después con la SER y finalmente con Radio Rato, posteriormente, al ser adquirida por la ONCE, Onda Cero. Ahora son las tres cadenas radiofónicas influyentes en la opinión. D Ramón Rato tenía, al mismo tiempo, otros negocios, como los bancarios que “trasferían” capital fuera de España.
Bueno, es un ejemplo, entre tantos; el asunto es que las grandes voces pertenecen a poderosos grupos que tienen sus objetivos y sus “planes de negocio”; si entramos, por la puerta que sea…
Yo no tengo puerta o interés alguno por encontrarla. Busco un resquicio que me permita encontrar lectores. Siquiera escribo “mis lectores”, porque estoy convencido que el acercamiento debe de ser mutuo. Pese a mis intenciones de Cowboy from Brooklyn  ,muchos lectores se han quejado de que se pierden. Algo así me pasa con “El principado de la Fortuna”. .Desde entonces he deducido compartir la escena, simplificar la misma, reducir el tamaño y acercar los personajes a la cotidianidad del lector. Sigo siendo yo y digo lo que pienso.
Así nació “Villaviciosa hermosa”. Pienso que hecho un esperpento y una versión de “Rinoceronte”, pero el escenario puede ser vivido, sin tener que recurrir a Google, por cualquier lector. Ya veremos cómo resulta, el precio es barato, ignoro cómo funciona la distribución, pero tengo mis serias dudas. No tengo la impresión de haber encontrado la complicidad que necesito.
En la quinta he logrado recortar más y aumentar la complicidad. El manuscrito ha sido aceptado por algunas editoriales y espero el veredicto. Si es favorable ya habré resuelto el grave problema que representan para mí los procedimientos de edición, de difusión y de control de ventas. Me daría con un canto en los dientes y la escritura de mi quinta novela dejaría de tener obstáculos o pretextos, si no sale así, tendré que seguir buscando….
¡Sería tan fácil si este blog dejara de ser un monólogo!  Si tú, que sientes como yo que necesitamos mantener las voces que se mantienen frente al dominio de la cultura dominante, nos permitieras  escuchar tu voz...

sábado, 18 de abril de 2015

Mi artículo de hoy

El caso Rato
Es el tema de la actualidad; precedido de gran espectáculo, salpicado de escándalos y de incoherencias,  que deja a la vista la debilidad de los criterios de selección de los tomadores de decisiones. Eso es lo que nos dicen.  Yo ya lo sabía. ¿Qué pasa con los problemas que tenemos?
Sabía más. En efecto, las intrigas de los Rato remontan, al menos, al conquistador del poder y de la fortuna de la saga, Faustino Rodríguez  San-Pedro, alcalde de Madrid (1890, senador vitalicio  (1899) y ministro en el gobierno  de Antonio Maura en 1903. Desde entonces la familia no ha dejado de crecer en poder y en fortuna. Su nieto D Ramón Rato Rodríguez San Pedro se ocupó más de la fortuna, sin dejar de controlar el poder político en su alianza y cercanía con el franquismo, aunque tuvo “problemillas”, pero se resolvieron a favor de la saga.
Visto así, me parece interesante fijarnos en la similitud de Ramón y Rodrigo, ambos se  pasan en sus desmanes financieros, aunque también comparten el hecho de molestar a algunos próximos al poder Ya veremos lo que pasa con Rodrigo, pero todo pinta a que ocurrirá como en el caso de Ramón.
Es el discurso de la arrogancia puro y duro: el FMI es una mierda, lo mismo que lo es el programa económico del “milagro español” que pilotó nuestra entrada en el euro. Algunos lo teníamos claro, pero, ahora todo el mundo puede verlo en los tres últimos directores del FMI,; todos imputados, como indicaba la presidenta argentina o en el hecho que se escoja un ministro de economía que mueve sus capitales en ese “mundanal mundo”, como ya había quedado claro, desde el origen de la saga.
Nos están diciendo que esto es una mierda y una corruptela, pero que es “lo que hay”, que la naturaleza humana es “corrupta” y eso. Quizá no nos fijemos suficientemente en la saga y tendríamos que hacerlo: ellos tienen unos resultados espectaculares y unas clientelas.
 Hay quien piensa que se les ha pasado el arroz y que Rodrigo ha sido investido de víctima propiciatoria  y los de esta teoría se expresan en las pantallas. Bueno, es un espectáculo y las lecturas de algunos a través de “Juego de tronos” pueden animarlo. ¿Qué más da?, dejemos que se desgarren. Por desgracia, la sangre no llegará al río.

Echo en falta otros escenarios, algo más está pasando en el mundo, en la UE, en España, en mi entorno…  Lo otro ya lo sabíamos.

miércoles, 15 de abril de 2015

¿Legalizar la prostitución?

No comprendo la algarabía que se ha montado ante la propuesta de Albert Rivera. Creo que es un medio de regular algo que siempre ha existido y por tanto, controlar el funcionamiento,
Bueno para:
-clientes y para los que ofrecen los servicios, que no son solamente mujeres
-las arcas del Estado
-para limpiar el sector de intrusos
-para dejar de mentirnos.
En 2003 escribí un artículo que muestra la hipocresía y el uso de la misma: “La feminización del discurso del poder en lamediatización española de la actualida


Te recomiendo la lectura. Es divertida e instructiva

sábado, 11 de abril de 2015

Mi artículo de hoy

Lo que hay y lo que es
El aforamiento, la opacidad o cualquier privilegio que gocen los representantes políticos, los funcionarios o la administración del Estado, son patologías que admitimos como “hechos consumados” y siquiera nos planteamos las consecuencias o las razones por las que se mantienen. Deberíamos hacerlo, sobre todo en esta crisis y en época electoral.
No es normal que los funcionarios españoles estén en MUFACE, se diría que el Estado desconfía de lo público. También es difícil comprender que el eurodiputado López Aguilar use de su aforamiento para un problema doméstico o que los funcionarios y políticos de la UE estén mejor pagados que sus homólogos en los Estados miembros. No son simples anécdotas.
El silencio administrativo, la prevalencia de las obligaciones del ciudadano sobre las de la administración y la excesiva tolerancia hacia los errores de la misma son, también síntomas alarmantes.
Puedo aportar una experiencia que ilustra la magnitud: se permiten, en 2006, discrepancias de un 40% de la propiedad entre los registros catastrales y de la Propiedad. En ambos registros he pagado los servicios. Estaban obligados a comunicar entre los dos organismos, yo también lo estaba y prevalece mi incumplimiento sobre el de la administración. Nadie se plantea la fiabilidad de los Registros o la responsabilidad de los que inscriben.
La crisis está plagada de ejemplos, ¿Qué hacía en Banco de España o cualquiera de los instrumentos de control mientras estallaba la crisis? El mismo argumento puede ser utilizado con respecto a la corrupción. ¿Quién lo está pagando?

Las patologías expuestas no surgen solas, han sido implantadas por imperativo de lo que hay, y lo que hay muestra muy poco respeto por el Estado de Derecho. No tenemos por qué resignarnos a lo que hay, porque no es.

miércoles, 8 de abril de 2015

Algunas puntualizaciones

Sinceramente, no me apetece escribir este comentario y lo hago porque creo en el proyecto que intento transmitir en el blog; tengo que mantener la audiencia si quiero que germine algo. Vayamos a la apetencia, porque no se trata de un fenómeno tan sencillo y merece un planteamiento. No es mi intención adentrarme mucho en el concepto, me basta con señalar que, además de los síntomas a los que somos más sensibles, en unas circunstancias determinadas, están los otros, los que tienen que ver con el proyecto aludido. Estoy convencido, me repito, de que nuestro sector es uno de los que más fácil tiene la supervivencia en las circunstancias que nos toca vivir y añado que tenemos la obligación de hacerlo porque está en nuestras manos el mantener otras voces que las de una cultura dominante cada vez más concentrada y poderosa. Me siento muy implicado porque lo que tengo no me gusta y quiero vivir en mi mundo y con  mi gente.
Supongo que los fieles de este blog estáis interesados en el tema, porque hay un seguimiento casi inmediato entre otras conjeturas. He indicado ya en muchas ocasiones que me encantaría contratar, de vez en cuando, los servicios de un buen corrector/a que tenga tarifas que pueda pagar y sobre todo, que nos entendamos. También estaría dispuesto a pagar los servicios de una edición de calidad. Lo que no tengo, es precisamente lo que quería, la promoción, que está en manos de los poderosos.
No sirve de nada publicar si no se llega a los destinatarios; los “poderosos” monopolizan los recursos, nosotros, tenemos que currárnoslo y desde luego; en una sociedad encerrada en la burbuja y acosada por el tiempo, no podemos hacerlo solos. Necesitamos cómplices y los tenemos en las víctimas del “libro”.
No haría falta que fuéramos muchos para empezar, es lo bueno: bastaría con que estuviéramos de acuerdo en lo que entendemos por libro y que construyéramos nuestra marca y con que hiciéramos un proyecto de negocio que minimizara la inversión, garantizara, a corto plazo la misma y que fuera ágil en el proyecto de negocio para invertir los beneficios.

Claro que el primer paso es ponernos de acuerdo en la marca, en el libro, en la voz. Yo hago lo que puedo para mostrar la mía y para sugerir acciones. Agradecería que alguien dijera algo. Esta era la razón de mi falta de apetencia. Luego está la otra, la que me ha empujado a escribir esta entrada y a no tirar la toalla.

lunes, 6 de abril de 2015

Hagamos cuentas

Sé que estás ahí; gracias, una vez más, pero lo deduzco por meras estadísticas, aunque en algunas ocasiones cato presencia; gracias, una vez más.
No he sabido organizar un “encuentro” y no es mi intención morir intentándolo, soy demasiado viejo para andarme a pasitos.
No tengo muchas energías y como he insistido, no he tirado la toalla, pero necesito esperanza para salir de la “burbuja”; encontrar un terreno lo suficientemente sólido para poder pasar. Lo que encuentra un escritor que quiere compartir su obra, es un terreno poblado de buitres, que han acudido a manadas ante el negocio que suponemos  unos aspirantes a escritores sin “caché”. Claro que hay amantes del libro en el sector. Encontré a Hilda que tenía tarifas que podía pagar, que hacia un excelente trabajo y con la que me sentía formar un equipo, pero murió.  En “Villaviciosa Hermosa”, gracias a Rosa Rubio, he encontrado una puerta de comunicación con pintores y espero que la colaboración sea. Mi problema es la promoción. No he encontrado profesionales para hacerla; me la hago yo solo, pero con pasitos; en este blog, en los medios en los que soy columnista…, por cierto, me han publicado mi último artículo:

También he encontrado algunos libreros y bueno. .. Hago mis pinitos, pero no son sino pasitos y este mes cumpliré 71.
“Esto es un infierno” ha sido sometido y registrado para su estudio por unas pocas editoriales que aceptan manuscritos. No quiero caer en más ilusiones perdidas, pero me encantaría delegar la promoción. No tengo sino una ambición: llegar a mis lectores.
Claro, que para que el efecto se produzca hace falta “contacto” entre mis ambiciones y las de los proyectos de negocio de la otra parte. Os contaré los resultados. En realidad tengo esperanzas, pero el sector, por la mencionada abundancia de buitres, me asusta.
Otra cosa sería si nos ayudáramos para identificar a nuestros enemigos  y a los “amantes del libro” y tratáramos de encontrar convergencias con los últimos. Encontraríamos un mercado; tendríamos que trabajar la marca y el proyecto de negocio.
Se puede sacar calidad con una inversión mínima. La cuestión más difícil, a mi forma de ver, es crear la marca. Hablar de los amantes de los libros es una cosa, consensuar el objeto del amor no resulta tan evidente. Yo he ofrecido y sigo ofreciendo mi escritura y no pienso que el desinterés sea la razón de la ausencia de respuesta. Todos estamos atrapados en una burbuja que nos agota el tiempo. Tenemos que salir para “encontrar nuestros libros” y la forma de cubrir gastos a corto plazo y de crear la marca.


sábado, 4 de abril de 2015

Vivo sin vivir en mí

El parón de Semana Santa me afecta personalmente, además de lo que explico en mi artículo de hoy, de momento auto publicado: "La Semana Santa y los efectos “mariposa”  y de la “influencia delos rayos alfa sobre las margaritas” 

También he caído en el letargo; por la espera que agranda el parón,; por el desgaste…, por lo que sea, la cuestión es que he caído en el efecto y hoy parece que reacciono.